Las seis organizaciones interprofesionales del sector ganadero-cárnico, ASICI, AVIANZA, INTERCUN, INTEROVIC, INTERPORC y PROVACUNO, han hecho pública su satisfacción por la aprobación del PERTE agroalimentario (Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica) por parte del Consejo de Ministros de hoy, que permitirá avanzar en los horizontes de transformación del sector bajo las palancas de la sostenibilidad y la digitalización, para apuntalar la posición española en la vanguardia europea y mundial
del sector cárnico.

Las interprofesionales agradecen al Gobierno la consideración del sector agroalimentario -del que forma parte importante la cadena ganadero-cárnica- como un sector estratégico para el país, una valoración que se plasma en la aprobación de este PERTE, integrado en el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia, y que reviste una singular relevancia para España.

Con esta aprobación, da su fruto la iniciativa pionera que impulsaron las interprofesionales ganadero-cárnicas, un plan estratégico sectorial ligado a los fondos europeos que, a día de hoy, está ya desarrollándose por parte de un amplísimo número de empresas de toda la cadena (ganaderos e industrias) de toda España.

Este proyecto del sector ganadero-cárnico va a movilizar una importante inversión privada que acompaña al PERTE, con el objetivo de incrementar su sostenibilidad ambiental y su capacidad de innovación, contribuyendo a la recuperación y la transformación económica de nuestro país.

En este proyecto propuesto por la cadena ganadero-cárnica participan 1.689 empresas y ganaderos de todas las Comunidades Autónomas, de las que el 73,6% son Pymes, junto a socios tecnológicos en los ámbitos de la economía circular, las energías renovables y la digitalización, y con un importante foco en la problemática territorial de nuestro país y la contribución en positivo a la vertebración de la España
rural y la lucha contra el despoblamiento.

Con todo ello, la cadena ganadero-cárnica sigue mostrando su compromiso para contribuir al progreso y desarrollo de la sociedad española y sus territorios, a través de un ecosistema de actividades generador de empleo, riqueza, vertebración territorial y socioeconómica, y volcado en la sostenibilidad y en la alimentación equilibrada, saludable y responsable.